En los albores del mes de julio de 1995, reunidos los integrantes de la familia García García (Luis, Margot y Luisa) con el acompañamiento de Blanca Peláez(esposa de Luis) y el primo-hermano Justo Luis Rodríguez; se produce una conversación formal, donde Luis plantea la iniciativa de fundar una escuela para generar formación integral. Es así, como se presenta el proyecto y es acogido con beneplácito y mucha motivación por cuanto, todos los involucrados en la iniciativa son profesionales de la docencia, lo cual le da sentido de pertenencia al proyecto. Para el inicio de sus actividades, se asume como sede la casa del Francisco Figueroa, la cual era atendida por nuestro padre Candelario García y se logro el alquiler de la misma, con un costo de cincuenta bolívares de la época.


Nuestra institución, inicia su labor académica y pedagógica en el periodo escolar 95-96, con la apertura de los grados primero, segundo y tercero, teniendo como docentes a las siguientes personas: Jesús Antonia Velásquez, María José Prieto y Luisa García García. Nuestra institución, inicia su labor académica y pedagógica en el periodo escolar 95-96, con la apertura de los grados primero, segundo y tercero, teniendo como docentes a las siguientes personas: Jesús Antonia Velásquez, María José Prieto y Luisa García García.

En mil novecientos setenta y nueve obtiene la especialización en Educación Preescolar, otorgada por la Universidad Simón Rodríguez. Una amiga la anima a poner en práctica el proyecto presentado en la Universidad, comenzando así de alguna manera a cumplirse su deseo, siempre con fe en Dios y con el entusiasmo de la amiga que la acompañaría sólo el año inicial, un proyecto teórico, literalmente, ya que para concretarlo se necesitaba un capital y una sede, con lo cual no contaba. Siempre con la fe en Dios, como suele decir, un buen día al pasar por una calle de la urbanización La Arboleda ve una casa quinta en alquiler, reúne la documentación, completa el depósito con su sueldo además de un préstamo y firma el contrato.